Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Lunes, 06 de septiembre de 2010.



Visita matutina de la oncóloga, nuevas pruebas y cambios de tratamiento, el pan de cada día. Esta enfermedad es así, hay que estar preparado para todo, en ningún momento puedes bajar la guardia. Miriam, termina de confirmarme lo que ya venían anunciándome los oncólogos el sábado, que me harían una pequeña cirugía para descomprimir la vena cava y que tendrían que cambiarme de tratamiento, porque no sólo están buscando que haya una buena respuesta sino poder controlar la enfermedad.

Sin embargo, estoy tranquila, sé que con la ayuda de Dios este cambio será para bien y todo seguirá adelante como hasta ahora. Me mantendré firme y fuerte para continuar luchando esta batalla, aún no está nada escrito. Recibiré mi dosis de quimioterapia con la mejor cara y mañana esperaré paciente la prueba.

Por la tarde llegan los dolores. Desde el sábado que me colocaron la bomba de oxígeno puedo respirar mejor, pero la garganta se seca mucho y enseguida me entra tos. No dejo pasar más tiempo y pido que me traigan unos calmantes para no permitir que el dolor aumente, ya tengo experiencia de sobra con estas cosas y aguantarse es lo peor que se puede hacer, más cuando estas en un hospital en el que tienes a mano todo tipo de drogas ¡Vivan las drogas! Pero las que curan.

2 comentarios:

  1. Angel: como te admiro lo luchadora que eres, y con la fuerza que enfrentas esta enfermedad, no le des tregua, sigue luchando, con esa fuerza tuya, y con la ayuda de Dios, ganaras la partida. Y pronto todo esto será una pesadilla pasada. Tienes una gran suerte de tener a tu mami, y tu flaco acompañandote a pasar este camino pedregoso, eso te da mas fuerza para ayudarte a salir de el
    Y ya sabes siempre positiva , cariños y besitos

    ResponderEliminar
  2. María, no te voy a engañar, este último tratamiento junto con la prueba de la vena cava me han dejado bastante débil. Gracias a Dios, conforme han ido transcurriendo los días me he ido encontrando mejor, pero aún no me siento recuperada del todo.
    ya iré informando en el blog de mis progresos.
    Perdona si te ofendo, pero realmente no sé bien que María eres y me gustaría saberlo ya que siempre te preocupas de estar al pendiente de mi salud.
    Un beso enorme, que Dios te bendiga.

    ResponderEliminar